Ortodoncia Estetica

Es una técnica de ortodoncia que utiliza férulas transparentes removibles o alineadores.

 

Una serie de alineadores van aplicando distintas fuerzas sobre los dientes para variar su posición, de manera parecida a como lo haría un bracket. Los alineadores colocados de forma sucesiva, van moviendo los dientes hasta colocarlos en la posición deseada.

 

Por su gran eficacia, este sistema puede utilizarse en gran parte de los casos que tradicionalmente se trataban con los llamados “aparatos” (brackets metálicos). El proceso se inicia con la toma de registros del paciente (fotos, modelos y radiografías). Con estos registros se realiza una reproducción virtual de los dientes en tres dimensiones. El ortodoncista estudia la maloclusión y elabora el plan de tratamiento. El técnico plasma las instrucciones en una secuencia de movimientos de los dientes desde el inicio hasta el final de tratamiento. Una vez completados los movimientos, divide el tratamiento en etapas de modo que, en cada etapa el movimiento de cada diente no supere un rango predeterminado (0.25mm de movimiento lineal, o 1º de movimiento rotacional). Una vez tenemos el tratamiento dividido en etapas, podemos ver cómo los dientes son colocados progresivamente hasta la situación ideal que deberían ocupar en la boca. Entonces podemos saber cuántos alineadores vamos a necesitar y qué duración aproximada va a tener el tratamiento. El número de alineadores que se necesitan varía en cada paciente.

Los tratamientos más habituales conllevan alrededor de 30 férulas, o sea 1 año y 3 meses de tratamiento. Cuanto más complicado sea el tratamiento, mayor número de férulas se requerirán. El tiempo de tratamiento suele ser muy parecido a la técnica convencional de ortodoncia, pero con un gran número de ventajas muy importantes además de la estética.

 

Hasta hace poco el término “ortodoncia invisible” se aplicaba a los tratamientos con ortodoncia lingual. La ortodoncia lingual utiliza aparatos metálicos colocados en la parte posterior de los dientes, de forma que, con la persona de frente y la boca cerrada, los aparatos no se ven. Actualmente por “ortodoncia invisible” se entiende cada vez más, los tratamientos de ortodoncia con aparatos transparentes removibles.